A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Síndrome congestivo pélvico

¿Qué es el síndrome congestivo pélvico?

El síndrome congestivo pélvico es una afección que causa dolor pélvico crónico. Se piensa que la causa son problemas con las venas de la zona pélvica. Esta es la parte inferior de su abdomen.

Las venas son los vasos sanguíneos que llevan la sangre de vuelta al corazón. En algunas mujeres, las venas de esta parte del abdomen pueden dejar de funcionar bien. Es posible que la sangre comience a acumularse dentro de las venas. Cuando esto sucede, las venas de su pelvis se pueden agrandar y cambiar de forma, como venas varicosas. Esto puede derivar en el dolor y los otros síntomas del síndrome congestivo pélvico.

Se presenta principalmente en mujeres en edad de procrear. Puede ser más común en mujeres que han dado a luz a más de un hijo.

¿Cuáles son las causas del síndrome congestivo pélvico?

Los médicos están tratando de comprender las posibles causas del síndrome congestivo pélvico. Aparentemente el agrandamiento de venas de la pelvis tiene una participación importante. Sin embargo, muchas mujeres tienen venas agrandadas y no presentan síntomas. El embarazo puede aumentar el riesgo de síndrome congestivo pélvico. Esto se debe a que las venas se agrandan durante el embarazo para adaptarse al aumento de circulación de sangre. Esto puede agrandar las venas definitivamente y provocar síntomas.

Las hormonas también intervienen en el síndrome congestivo pélvico. El estrógeno ensancha (dilata) las venas. Esta puede ser la razón por la que esta afección no es común después de la menopausia. Los niveles de estrógeno son más bajos después de la menopausia. Otras hormonas también pueden provocar la dilatación de las venas y causar síntomas.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el síndrome congestivo pélvico?

Es posible que usted tenga un riesgo mayor de tener este síndrome si usted dio a luz a más de un hijo. También puede tener un riesgo mayor si otros miembros de su familia lo tienen.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome congestivo pélvico?

El síntoma principal del síndrome de congestión pélvica es el dolor pélvico que dura por lo menos seis meses. Este dolor suele aparecer por primera vez durante o después de un embarazo. Puede empeorar después de un embarazo posterior. Se puede sentir pesadez o un dolor sordo y continuo. O el dolor puede ser agudo. Usualmente aparece en un solo lado, generalmente el izquierdo. Es posible que a veces lo sienta de los dos lados. El dolor suele empeorar al final del día.

Ciertos factores pueden empeorar el dolor, por ejemplo:

  • Permanecer de pie por mucho tiempo

  • Cambiar su postura

  • Mantener relaciones sexuales (durante y después)

  • Caminar

Algunas mujeres también tienen síntomas como:

  • Dolor antes o durante sus periodos

  • Sensación repentina de necesidad de orinar

  • Agrandamiento y deformación de venas en las nalgas, los genitales externos (vulva) o los muslos

¿Cómo se diagnostica el síndrome congestivo pélvico?

El síndrome congestivo pélvico no es fácil de diagnosticar. El dolor pélvico es común y existen muchas causas distintas. El dolor pélvico puede derivar de problemas del sistema reproductor, como sus ovarios y útero. Puede ser causado por el sistema urinario, como por su vejiga. Puede ser causado por el sistema gastrointestinal, como por su intestino grueso. Y puede ser causado por músculos o huesos. Las afecciones psicológicas como la depresión también están relacionadas con el dolor pélvico crónico. Su médico tendrá que considerar muchas causas posibles antes de diagnosticar el síndrome congestivo pélvico.

Su médico de atención primaria o un obstetra y ginecólogo (OB/GYN, por sus siglas en inglés) pueden diagnosticarle esta afección. Su médico le preguntará sobre su historia clínica y sus síntomas. También le harán un examen físico, que probablemente incluirá la zona pélvica.

También puede que necesite algunas pruebas y análisis; por ejemplo:

  • Análisis de orina: para buscar problemas en su sistema urinario

  • Análisis de sangre: para diagnosticar embarazo, enfermedades de transmisión sexual, anemia y otras afecciones

  • Ultrasonido pélvico: para detectar crecimientos en la pelvis

  • Ultrasonido Doppler: para observar la circulación de la sangre en los vasos sanguíneos de la pelvis

  • Tomografía computarizada (TC) o estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM) para obtener imágenes más detalladas

  • Laparoscopia diagnóstica: una cirugía mínimamente invasiva, para descartar otras causas de dolor pélvico

  • Venografía: un procedimiento para tomar radiografías de las venas pélvicas

¿Cómo se trata el síndrome congestivo pélvico?

Su médico puede adaptar su tratamiento según sus síntomas. Las opciones de tratamientos posibles incluyen:

  • Medicamentos de hormona liberadora de gonadotropina (pueden aliviar el dolor)

  • Medicamentos de hormona progestina (pueden aliviar el dolor)

  • Escleroterapia: para sellar las venas dañadas

  • Embolización: para sellar las venas dañadas

  • Cirugía para extraer las venas dañas

  • Cirugía para extraer su útero y ovarios

Es posible que su médico le sugiera comenzar con los tratamientos que usan medicamentos. Si estos no alivian sus síntomas, su médico puede recomendar un procedimiento para tratar la afección. Sus síntomas pueden disminuir a medida que usted entre en la menopausia.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Si sus síntomas empeoran, programe una visita pronta a su médico. El síndrome congestivo pélvico en sí mismo no suele llevar a una emergencia. Si usted tiene un dolor agudo y repentino que no desaparece, consulte enseguida a un médico.

Puntos clave

El síndrome congestivo pélvico es una afección que causa dolor pélvico crónico. Se piensa que la causa son problemas con las venas de su zona pélvica. Con el paso del tiempo, estas venas se pueden dañar y agrandar. Esto puede provocar que la sangre se acumule en las venas, lo que causa los síntomas de la afección.

  • Las mujeres en edad de procrear que han tenido más de un embarazo pueden tener el riesgo más alto de presentar síndrome congestivo pélvico.

  • El dolor pélvico es el síntoma principal. Esto puede empeorar después de estar de pie, de caminar o de tener relaciones sexuales. Puede comenzar durante o después del embarazo.

  • Es posible que usted necesite varios exámenes para descartar otras causas del dolor pélvico.

  • Los tratamientos hormonales pueden ayudar a aliviar los síntomas.

  • Los procedimientos como la embolización de las venas dañadas pueden ser una opción.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.

  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.

  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.

  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.

  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.

  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.

  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Goode, Paula, RN, BSN, MSN
Revisor médico: Goodman, Howard, MD
Última revisión: 2/1/2019
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.