A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Vasculitis reumatoidea

¿Qué es la vasculitis reumatoidea?

La vasculitis reumatoidea es una afección que causa la inflamación de los vasos sanguíneos. Se presenta en algunas personas que han tenido artritis reumatoidea (AR) por un tiempo largo.

La AR es una enfermedad autoinmunitaria. La causa de una afección autoinmunitaria es un problema en el sistema inmunitario. La función del sistema inmunitario es proteger el cuerpo de las enfermedades. Actúa atacando aquellas cosas presentes en el cuerpo, como virus, que pueden causar daño. Cuando usted tiene una enfermedad autoinmunitaria, su sistema autoinmunitario ataca a su propio cuerpo.

La AR suele afectar primero sus articulaciones. Si también afecta sus vasos sanguíneos, esto lleva a vasculitis reumatoidea. Los vasos sanguíneos transportan la sangre por todo el cuerpo. Envían sangre con oxígeno del corazón al resto del cuerpo y devuelven a su corazón la sangre que necesita oxígeno. La vasculitis reumatoidea puede afectar a los vasos sanguíneos pequeños y también a los medianos. No afecta a los vasos sanguíneos grandes, excepto en casos infrecuentes. El daño a los vasos sanguíneos puede causar su bloqueo. A su vez, esto puede provocar que no llegue oxígeno suficiente a algunas partes del cuerpo. Esto puede llevar a muerte o disfunción de los tejidos.

La vasculitis reumatoidea es solo un tipo de vasculitis. Existen muchos tipos. Esta afección se puede presentar junto con enfermedades autoinmunitarias, como el lupus. En otros casos, aparece por sí sola.

La artritis reumatoidea afecta a millones de estadounidenses. Se presenta con más frecuencia en mujeres entre los 40 y los 70 años. La vasculitis reumatoidea afecta a una minoría de personas que tienen AR. De las personas que tienen artritis reumatoidea, los hombres tienen más probabilidades de presentar vasculitis reumatoidea. Es posible que sea menos común de lo que solía ser debido a la disponibilidad de tratamientos mejores para la AR.

¿Cuáles son las causas de la vasculitis reumatoidea?

Los investigadores todavía están trabajando para entender cuáles son las causas de la vasculitis reumatoidea. El sistema inmunitario es muy complejo. Probablemente una combinación de efectos llevan a la aparición de la vasculitis reumatoidea. Es probable que los genes influyan en la causa.

¿Quiénes corren el riesgo de contraer vasculitis reumatoidea?

Su riesgo de vasculitis reumatoidea puede ser más alto si usted ha tenido AR grave por mucho tiempo. Fumar también puede aumentar su riesgo.

¿Cuáles son los síntomas de la vasculitis reumatoidea?

Es frecuente que los síntomas comiencen recién después de varios años que una persona ha estado afectada por la AR por alrededor de 10 años o más tiempo. Suelen comenzar después de un período de menor actividad de su enfermedad articular.

La vasculitis reumatoidea puede afectar los vasos sanguíneos en muchas partes de su cuerpo. Por esta razón, puede causar muchos síntomas distintos. Generalmente daña los vasos sanguíneos que irrigan la piel, los dedos de las manos y de los pies, los nervios, los ojos y el corazón. Esto reduce la circulación de la sangre a estas zonas y las daña.

Muchas personas que tienen vasculitis reumatoidea tienen síntomas generales como cansancio, fiebre y pérdida de peso. Estos síntomas son comunes también con la artritis reumatoidea, pero las personas que tienen vasculitis reumatoidea usualmente los presentan con más gravedad. Otros síntomas de vasculitis reumatoidea pueden incluir:

  • Llagas en la piel (úlceras)

  • Moretones violáceos

  • Dolor en los dedos de los pies y de las manos

  • Muerte de tejido (gangrena) en dedos de los pies y de las manos

  • Debilidad muscular en partes del cuerpo

  • Pérdida de la sensibilidad en partes del cuerpo

  • Hormigueo y dolor en partes del cuerpo

  • Dolor de ojos

  • Ojos rojos

  • Visión borrosa

  • Dolor de pecho

  • Ritmos cardíacos anormales (algunos pueden ser mortales)

¿Cómo se diagnostica la vasculitis reumatoidea?

Si usted tiene AR, su proveedor de atención médica buscará descubrir si usted tiene vasculitis reumatoidea y otras posibles complicaciones. Su proveedor de atención médica le preguntará acerca de su historia clínica (antecedentes médicos) y sus síntomas. También le harán un examen físico. Su proveedor de atención médica hará exámenes para asegurarse de que sus síntomas no sean causados por otro tipo de vasculitis u otra afección. Estos exámenes pueden incluir:

  • Análisis de sangre de la proteína C reactiva (CRP, por sus sigas en inglés) y tasa de sedimentación eritrocítica: para comprobar si hay inflamación

  • Cultivos de sangre: para saber si hay una infección

  • Biopsia de piel de un vaso sanguíneo

  • Angiografía: para observar un vaso sanguíneo

Es posible que usted necesite otros exámenes para comprobar si se dañaron zonas del cuerpo irrigadas por los vasos afectados. Por ejemplo, es posible que le hagan un electrocardiograma (ECG) para observar su ritmo cardíaco.

¿Cómo se trata la vasculitis reumatoidea?

Su tratamiento puede variar según la gravedad de su vasculitis y la ubicación de sus vasos afectados. No existe cura para la vasculitis reumatoidea, pero el tratamiento temprano puede ayudar a controlar el daño a los vasos y aliviar los síntomas.

Si usted presenta solo síntomas leves de vasculitis reumatoidea, como una llaga en la punta de un dedo de la mano, es posible que su proveedor de atención médica desee simplemente proteger la zona y prevenir una infección.

Si su vasculitis está más extendida, usted probablemente necesitará más tratamiento, por ejemplo:

  • Medicamentos esteroides orales (tomados por boca) o intravenosos (en una vena): para bajar la inflamación

  • Medicamentos como el rituximab: para ayudar a controlar el sistema inmunitario

  • Otros medicamento inmunodepresores, como la ciclofosfamida, si la vasculitis es grave

Su proveedor de atención médica adaptará cuidadosamente su tratamiento según sus otras afecciones y su respuesta a la terapia. Es posible que usted solo necesite tomar medicamentos por un tiempo corto durante un brote de la enfermedad. Sin embargo, es posible que necesite tomar medicamentos por más tiempo para controlar su afección. También es posible que usted tenga un episodio de vasculitis en el futuro que necesite tratarse de nuevo.

Algunos de los medicamentos pueden tener efectos secundarios importantes. Estos pueden incluir sangrado de su vejiga o aumento del riesgo de infección. Su proveedor de atención médica lo vigilará para detectar cualquier complicación. Es posible que usted también necesite tratamientos para ayudar a prevenir los efectos secundarios de los medicamentos. Por ejemplo, es posible que necesite vitamina D y calcio adicional para ayudar a prevenir el adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) por el uso de esteroides.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la vasculitis reumatoidea?

En casos infrecuentes, la vasculitis daña los vasos sanguíneos de otros sistemas del cuerpo. Si esto pasa, usted puede tener síntomas por el daño a los pulmones, los riñones o el tracto gastrointestinal.

En algunos casos, la vasculitis también puede llevar a:

  • Úlceras por presión e infección de úlceras

  • Ceguera

  • Aterosclerosis

  • Ataque cardíaco

  • Inflamación del saco que rodea el corazón (pericarditis)

¿Qué puedo hacer para prevenir la vasculitis reumatoidea?

Probablemente usted pueda reducir su riesgo de tener vasculitis reumatoidea buscando tratamiento temprano y activo para su artritis reumatoidea. No fumar también puede reducir su riesgo.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica ante el primer signo de un brote de vasculitis. El tratamiento temprano puede ayudar a limitar la gravedad de sus síntomas.

Puntos clave sobre la vasculitis reumatoidea

  • La vasculitis reumatoidea es una afección que causa la inflamación de vasos sanguíneos pequeños o medianos. Se presenta en algunas personas que han tenido artritis reumatoidea por mucho tiempo.

  • Generalmente afecta los vasos sanguíneos que irrigan la piel, los dedos de las manos y de los pies, los nervios, los ojos y el corazón.

  • Si no se trata, puede causar complicaciones serias, incluso la muerte.

  • Es posible que usted necesite tratamiento con un esteroide y medicamentos inmunodepresores adicionales durante un brote de la enfermedad.

  • No fumar puede ayudarle a reducir su riesgo.

  • Llame enseguida a su proveedor de atención médica si tiene signos de un brote de vasculitis.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Tenga en mente la razón de su visita y qué desea que suceda.

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.

  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé su proveedor.

  • Pregunte por qué se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo le ayudará. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otras maneras.

  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.

  • Consulte qué puede ocurrir si usted no toma el medicamento o no se hace el análisis o procedimiento.

  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.

  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Holloway, Beth Greenblatt, RN, M.Ed.
Revisor médico: Horowitz, Diane, MD
Última revisión: 9/1/2018
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.